Google+ Followers

EL PARAISO O EL INFIERNO

Cuando uno expone sus trabajos al publico puede tener una respuesta agradable o ser ignorado olímpicamente. Pasamos del paraíso al infierno en pocos instantes. Y uno debe hacer el ejercicio de construir lo que le gusta sin importarle lo que el otro piense. Si algo es bonito para mi deberá ser suficiente. Es un ejercicio difícil. Las caricias son agradables, pero lamentablemente hoy las manos están para otra cosa.

miércoles, 26 de febrero de 2014

LA PRUEBA DE AMOR


Para cerrar la noche de Buenos Aires y abrir la madrugada de Europa les envío un chiste que se me ocurrió pensando en las nuevas generaciones.

Que tengan un buen descanso y un hermoso despertar.
Alberto Osvaldo Colonna Pirilla


5 comentarios:

  1. Jjajajajajjaja me encanta Alberto!!!!
    Es buenísimo!!! aunque seamso realistas esa prueba de amor, conseguirá las broncas y peleas más furibundas cuando él no le haga caso por la Play!
    Comentarios del tipo :
    Otra vez con la play?
    Me tienes abandonada!
    No salimos nunca!
    Aunque pensándolo mejor, tal y cómo hemos evolucionado igual esos comentarios los dirá él!
    Est´sa demostrado que las mujeres que nos gusta la teconología, somos muy peligrosas!
    Y el dirá cariño, me tienes desatendido a lo que yo respondería, shhhht! calla que estoy a punto de pasar de nivel! No molestes!

    ;)

    Viva la era de la tecnología!!!!!
    He dicho!!!!

    Un abrazo virtuaaaaaaaaaal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queridísima Rosa, aun antes de que naciera mi hijo, mi mujer y yo jugábamos con el Coleco Vision. ¿Será por eso que tardamos 9 años en tener a nuestro hijo? Y recuerdo que lo compramos por impulso de ella, lo cual habla muy mal de mi como "macho argentino", ahora que me doy cuenta :(((

      Eliminar
  2. Me parece que Rosa tiene razón, hace como un siglo (tecnológicamente hablando) la música de supermario o del tetris (creo que ustedes son muy jóvenes para conocer estos) fueron la causa de mi huida del segundo matrimonio...

    Un abrazo (de oso... nada virtual)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo era un experto en Donkey Kong y Carnival. En lo único que le podía ganar a mi hijo era en Looping. Lo bueno es que lo jugábamos parejo con mi esposa y, a la inversa de tu casao, debe ser la causa por la que nos toleramos tanto. metidos en el juego ninguno de los dos nos dábamos bolilla.
      Un abrazo de oso ara vos también.

      Eliminar
  3. Vaya, vaya, cuánto jugón hay por aquí... Yo también soy de los tiempos de tetris y cosas así, aunque no me suelo enganchar a los juegos.

    ResponderEliminar