Google+ Followers

EL PARAISO O EL INFIERNO

Cuando uno expone sus trabajos al publico puede tener una respuesta agradable o ser ignorado olímpicamente. Pasamos del paraíso al infierno en pocos instantes. Y uno debe hacer el ejercicio de construir lo que le gusta sin importarle lo que el otro piense. Si algo es bonito para mi deberá ser suficiente. Es un ejercicio difícil. Las caricias son agradables, pero lamentablemente hoy las manos están para otra cosa.

domingo, 28 de diciembre de 2014

RECUERDOS DE UNA BAGUALA

Las campanas repicaron y sus bronces
flotaron por el valle adormecido.
Que de pronto, y en un solo estallido,
se levantaron las voces prodigiosas

Leyendas de altares y pesebres,
seres oscuros de un profundo arcano,
escondidos en un mundo vano,
que solo cree en sus propios seres.

Recorre los caminos. Son desiertos.
Senderos de la nada en que los vientos
se arremolinan, se mecen y violentos,
llegan y parten sin dejarnos nada.

Los metales rebotan y la gente
busca refugio. Un pavor consciente
Se hace carne en los hombres y se mete
en las entrañas de los sueños olvidados

Cae la noche y el silencio oscuro
se entremezcla con la luz que da la luna.
Puertas cerradas, solamente algunas
almas perdidas que buscan un refugio.

Ya muy pronto ha de llegar el día
con sus colores brillantes, redentores.
Se irán con ellas las penas, los temores,
hasta que las torres se  alcen y revivan

El ciclo se repite y quedamente,                                                  
desde el fondo mismo de los cerros,                                           
se escucha una baguala. El propio entierro                    
de la pena ancestral que el hombre siente.                                


La fotografía pertenece al arte de Mirta Castillo.
La poesia, de mi autoría, es actual.
La baguala, que tambien me pertenece, debe tener más de 30 años.

3 comentarios:

  1. Han pasado 30 años, pero parece como si la escribieses hoy, es desgarradora bonita y emocionante,y eso ojalá se vayan con ella todas las penas y dolores del mundo, y la fotógrafa una artistaza

    ResponderEliminar
  2. Gracias Freddy. Hace mucho que no acariciaba una guitarra y ahora estoy desenpolvando mis viejos vicios. La baguala trae el espiritu del pastor del norte y es un lamento wue se extiende por entre los valles. El poema es actual y es una especie de homenaje a un grande de ls canción y la poesia argentina: Jaime Davalos. Gracias por tu comentario y por bancsrte ese video espantoso. Te queremos mucho.

    ResponderEliminar
  3. Hola Alberto, preciosa poesía con un trasfondo muy profundo que nos hace perdernos en los ecos de esa baguala entre los montes fríos y nocturnos..Ni idea hasta ahora de que se llamase así a una guitarra..jajj..Por cierto, no consigo abrir el vídeo lo intentaré más tarde..Saludos

    ResponderEliminar