Google+ Followers

EL PARAISO O EL INFIERNO

Cuando uno expone sus trabajos al publico puede tener una respuesta agradable o ser ignorado olímpicamente. Pasamos del paraíso al infierno en pocos instantes. Y uno debe hacer el ejercicio de construir lo que le gusta sin importarle lo que el otro piense. Si algo es bonito para mi deberá ser suficiente. Es un ejercicio difícil. Las caricias son agradables, pero lamentablemente hoy las manos están para otra cosa.

domingo, 2 de agosto de 2015

MELANCOLIA



Hoy necesito que me mientas.
Me hace falta tu abrazo, tu sonrisa,
que me digas que todo va estar bien,
que puedo ser feliz e ir sin prisa

No sé si es la lluvia en los cristales
o el viento que susurra en los almendros.
El frío, que se escurre  sigiloso,
y se ha metido muy adentro de mis huesos

Toma mis manos y ponlas en tu pecho.
Dame el calor que mi pavor reclama.
Aviva el fuego, agrega el leño.
¡Te necesito tanto esta mañana!

Cuéntame que el sol está asomando,
que el viento que se cuela en mi ventana
es una brisa, fresca y cristalina,
que solo quiere acariciar mi cara.

Miénteme, por favor, di una mentira.
Hoy necesito creer que tú me amas,
Estoy sintiendo que no tengo fuerzas
y que la luz interior, en mí, se apaga

Pero todo es en vano, no te tengo...
La lluvia sobre el vidrio me reclama,
y aunque todo es verdad ya nada es cierto.

Te necesito... pero tu me faltas.

4 comentarios:

  1. Qué bonitos han quedado esos versos Alberto, me gustan mucho!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sonia. Es muy bueno recibir tu comentario

      Eliminar
    2. Gracias Sonia. Es muy bueno recibir tu comentario

      Eliminar
    3. Gracias Sonia. Es muy bueno recibir tu comentario

      Eliminar