Google+ Followers

EL PARAISO O EL INFIERNO

Cuando uno expone sus trabajos al publico puede tener una respuesta agradable o ser ignorado olímpicamente. Pasamos del paraíso al infierno en pocos instantes. Y uno debe hacer el ejercicio de construir lo que le gusta sin importarle lo que el otro piense. Si algo es bonito para mi deberá ser suficiente. Es un ejercicio difícil. Las caricias son agradables, pero lamentablemente hoy las manos están para otra cosa.

viernes, 11 de octubre de 2013

LA NOCHE DEL SEPTUAGÉSIMO DÍA


CERRÓ LOS OJOS Y EL SILENCIO
ACARICIÓ SUS SUEÑOS DESVELADOS.
SE HUNDIÓ MUY LENTO EN LOS RECUERDOS
Y VOLVIÓ A SER EL NIÑO QUE, AZORADO,
ESCRUTABA SIN PAUSA EL HORIZONTE
HASTA VER APARECER POR EL LOS BARCOS.

SINTIÓ UN REGUSTO DE SAL ENTRE LOS LABIOS
Y SE VIO AUN MUY JOVEN ( DEMASIADO!)
DISCURRIENDO CON SABIOS Y CON NOBLES
TRATANDO DE EXPLICAR SU PLAN OSADO.
Y REVIVIÓ LAS ANGUSTIAS... Y LAS DUDAS...
AÚN HASTA EL FINAL... ALLÍ EN PALOS.

CUÁNTAS NOCHES COMO ESTA A SU FELIPA
LE CONTÓ SU PROYECTO VISIONARIO.
¿ES QUE AHORA LAS COSAS NO SON CIERTAS
Y TODO HA SIDO UN SUEÑO MAL SOÑADO?
YA VAN DOS MESES DE AGUA Y FIRMAMENTO,
¿ACASO HA DE VOLVERSE DERROTADO?

SOPLABA UN VIENTO SUAVE SOBRE EL PUENTE
Y EL ALMIRANTE SE SINTIÓ CANSADO...
CUANDO RODRIGO DE TRIANA DIO EL AVISO
SE LE OCURRIÓ QUE ESTABA AUN SOÑANDO...
EL ECO DEL VIGÍA GRITÓ ¡ TIEEERRAAA!...
Y ENTONCES COMPRENDIÓ... ¡ HABÍA LLEGADO!



ALBERTO O. COLONNA