Google+ Followers

EL PARAISO O EL INFIERNO

Cuando uno expone sus trabajos al publico puede tener una respuesta agradable o ser ignorado olímpicamente. Pasamos del paraíso al infierno en pocos instantes. Y uno debe hacer el ejercicio de construir lo que le gusta sin importarle lo que el otro piense. Si algo es bonito para mi deberá ser suficiente. Es un ejercicio difícil. Las caricias son agradables, pero lamentablemente hoy las manos están para otra cosa.

domingo, 16 de febrero de 2014

¿A QUIEN SE PARECE?


A mi me trae a la memoria a alguien, pero me gustaría que ustedes me dijeran a quien les recuerda. :)))

4 comentarios:

  1. Me recuerda a mi, a ti, a el, a todos. O a una parte de todos nosotros. Esa parte que come, duerme y solo se ocupa de la hierva, esa parte llamada ego. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Te puedo poner una lista asííí! de grande de políticos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Uf, difícil... Al burro, como animal, le tengo mucho cariño. Por un lado es Platero.

    Por otro, es un gran tozudo. Y como tozudo, hay tantos... Usted, doctor, es tozudo. Ya somos dos buenos burros.

    El burro, por último, como símbolo de desprecio, nunca lo uso. Por respeto al animal, claro. Llamarle a alguien "burro" como sinónimo de tonto es insultar a un animal que de tonto no tiene un pelo ;)

    ResponderEliminar