Google+ Followers

EL PARAISO O EL INFIERNO

Cuando uno expone sus trabajos al publico puede tener una respuesta agradable o ser ignorado olímpicamente. Pasamos del paraíso al infierno en pocos instantes. Y uno debe hacer el ejercicio de construir lo que le gusta sin importarle lo que el otro piense. Si algo es bonito para mi deberá ser suficiente. Es un ejercicio difícil. Las caricias son agradables, pero lamentablemente hoy las manos están para otra cosa.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

DESPERTAR CON SUEÑOS

Nelly Aurora Lambert, Niní, nació en su querido Navarro, el 26 de enero de 1932. En esa ciudad vivió hasta los 21 años, casándose y radicándose en Flores (Capital Federal) para, finalmente, afincarse, con su familia, en Merlo (Provincia de buenos Aires).
Soñadora, romántica, vital, positiva, solidaria…
Escribió desde muy joven.
Todos los progresos literarios, que fue adquiriendo con el tiempo, se los debe a su querida profesora de Literatura: Elda Varrone.
Hoy a sus 82 jóvenes años sigue creando y nos brinda la posibilidad de leer sus escritos con una carga de realidad, fantasías, alegrías, tristezas, sueños y vivencias, en su libro: Despertar con sueños.

Niní es mi paciente, pero viene sólo una vez por año, apenas para controlarse, porque está increíblemente vital, lúcida como ninguna, sonriente cuando me dice: “todos los personajes son reales, rodeados de algo de fantasía, pero reales”.
Y yo tengo el orgullo de acercarles apenas una muestra. Algo de lo que este maravilloso ser ha sido capaz de transmitir con la simpleza de aquella persona que ha vivido la vida a pleno y hoy puede mirarla con la serenidad de sus 82 años..



Cuando Una Cajita Sacia el Hambre

                Personas que van y vienen, pasan frente mío sin importarles nada.
                Niños descalzos limpiándose los mocos con las mangas de sus sucias y rotosas ropitas.
                Los pies desnudos tiritando el frio de agosto, de noches sin abrigo y sin sopas.
                Carros destartalados arrastrados por caballos flacos.
                Grandes montañas de basura.
                Los más pequeños subiendo y descendiendo saltando.
                Llegué con mi máquina fotográfica, quería vivir un día como eran las horas de esos lugareños de una villa cercana.
                El sol ha comenzado a darnos un poco de abrigo.
                Al llegar los camiones los hombres, las mujeres y los niños miraban, como una ceremonia, las montañas de basura arrojadas desde los volquetes.
                Se entremezclan los gritos de los chicos y grandes. Lo que encuentran, para ellos, es un trofeo importante.
                Me sentí como un espía, pero me defino como testigo de momentos ajenos, dolorosos, oscuros…
                Un niño de ocho años, más o menos, exclamó: - ¡Upa! – apretó algo contra su corazón. Me acerqué a observarlo. Era una cajita de música negra.
                La escupió para limpiarla con su remera gastada.
                Alcancé a escuchar una música a medias.
                Partió corriendo, con su cara de hambre y la cajita de música, perdiéndose entre el basural, llenando con una suave melodía el aire apestoso.

------------------------------

Y. por qué no, de paso les regalo este poema del mismo libro:



Dulce Niño

Como las golondrinas
Partes cruzando mares
detrás de un sueño.
Me quedaré esperando
tu regreso.

Se cumplirán tus sueños
dulce niño…
Junto a las golondrinas
regresarás.

Te espero.

NOTA: Las imágenes han sido tomadas de Internet, salvo la primera que corresponde a la tapa del libro.

4 comentarios:

  1. ¡qué maravilla Alberto! Gracias por acercarnos estas palabras tan llenas de vida. Ojalá estuviéramos todos con la cabez tan amueblada, aunque sea cuando tengamos 82 años!!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Su. Es algo muy bonito que tiene como cómplices a toda la familia. Lo cual es mucho mas lindo todavía. el fondo rojo del libro es de un cuadro de la hija y el dibujo de un nieto. Y debieras ver la cara de satisfacción de ella contándome como había escrito sus cuentos o sus poemas. Y lo fantástico es que sigue escribiendo y leyendo. es cierto, quien tuviera la cabeza tan bien amueblada. Un beso enorme y gracias de nuevo por tu comentario.

      Eliminar
  2. Las esperanzas de llegar a esa edad con esa lucidez. Nuestros pacientes nos vienen dando lecciones de vida desde siempre, ha sido lo grandioso de esta profesión; entrar al consultorio deprimidos por esos contratiemps que surgen y, recibir de golpe la carga positiva de hechos como este que te ayudan a seguir adelante, valorando la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé como llegaremos, pero con seguridad vamos a ser unos viejos lo-lo. Por lo menos vamos en ese camino. Y es divertido. siempre juntos, peleando con la vida pero con ganas permanentes.

      Eliminar