Google+ Followers

EL PARAISO O EL INFIERNO

Cuando uno expone sus trabajos al publico puede tener una respuesta agradable o ser ignorado olímpicamente. Pasamos del paraíso al infierno en pocos instantes. Y uno debe hacer el ejercicio de construir lo que le gusta sin importarle lo que el otro piense. Si algo es bonito para mi deberá ser suficiente. Es un ejercicio difícil. Las caricias son agradables, pero lamentablemente hoy las manos están para otra cosa.

martes, 27 de enero de 2015

HISTORIAS, LEYENDAS, CASUALIDADES ¿O MILAGROS?

San Benito fue un hombre que dedicó su vida a servir a Dios. Enviado a Roma para que realizara sus estudios volvió indocto ya que apenas puso un pie en la ciudad temió ser atraído por los vicios que en ella vio. realizó muchos milagros, según cuentan sus discípulos y creo el famoso convento de Monte-casino. tenía una hermana gemela llamada escolástica.
Convento de Monte-casino
Por San Gregorio sabemos que esta santa, hermana gemela de san Benito, se consagró a Dios, según la tradición, desde su más tierna edad. No se sabe si vivía en su casa o en alguna comunidad religiosa, pero sí hay datos de que cuando su hermano residía en Monte Casino, ella se hallaba en Plombariola, probablemente fundando y gobernando un monasterio, a unos ocho kilómetros de distancia del convento de san Benito. San Gregorio nos dice que san Benito era superior de monjas y de monjes, y parece evidente que santa Escolástica debió ser la abadesa de las monjas dirigidas por su hermano. Tenía la costumbre de visitar a san Benito una vez al año, y como no estaba permitido que entrara al monasterio, él salía a su encuentro para llevarla a una casa de confianza, donde los hermanos pasaban la velada orando, cantando himnos de alabanza a Dios y discutiendo asuntos espirituales.


 
San Benito                                                                          Santa Escolástica 
San Gregorio hace una notable descripción de la última de estas visitas. Después de haber pasado el día como de costumbre, se sentaron a cenar y entonces Escolástica, presintiendo quizá que no volvería a ver a su hermano, rogó que no partiera aquella noche sino hasta el día siguiente, para tener la oportunidad de pasar el tiempo dialogando sobre los gozos del cielo. Benito no era capaz de quebrantar sus reglas pasando una noche fuera de su monasterio y como resultaran inútiles los ruegos de Escolástica, apeló a Dios con una ferviente oración para que interviniera en su ayuda. Apenas había terminado su plegaria, cuando estalló una tormenta tan violenta, que san Benito y sus compañeros se vieron obligados a quedarse en la celda. El santo increpó a Escolástica con estas palabras: «Dios te perdone, hermana; ¿qué has hecho?» A lo que ella respondió: «Te pedí un favor y me lo negaste. Se lo pedí a Dios y él me lo ha concedido». Convencido Benito de la intervención divina, se manifestó dispuesto a hacer lo que su hermana deseaba y ambos pasaron la noche hablando de las cosas santas y de los bienaventurados que ya gozaban de una felicidad, a la que ambos aspiraban ardientemente. Al salir el sol, se separaron y tres días después, santa Escolástica murió. San Benito estaba en esos momentos solo en su celda, absorto en la oración y tuvo la visión del alma de su hermana ascendiendo al cielo con figura de paloma. Lleno de alegría, dio gracias a Dios y salió para anunciar a sus hermanos la muerte de Escolástica. Por mandato suyo, algunos monjes fueron a buscar el cuerpo y le dieron sepultura en una tumba que ya habían preparado. Allí mismo fue enterrado san Benito cuando murió y, como dice el cronista: «Fue así como un mismo sepulcro reunió los cuerpos de aquellos cuyas almas habían estado siempre íntimamente unidas en el Señor». Al parecer, sus reliquias fueron trasladadas a Francia en el siglo VII y depositadas en Le Mans.


Pero lo interesante de toda esta historia, que simplemente por quien la cuenta se la considera diferente a las leyendas indígenas que estoy publicando, es que el día de Santa Escolástica es, ni más ni menos, que el 10 de febrero, día trascendental no solo por la fundación de Mar del Plata (La ciudad balnearia más importante de la Argentina) sino porque ese día nació la figura más prominente e importante de la historia de mi país: O SEA: YO. Si señores, si mis padres hubieran seguido la costumbre, que algunos tenían, de poner a sus hijos el nombre del santo del día de su nacimiento, me deberían haber llamado Escolástico Colonna. Por suerte, y tal vez este fuera otro milagro de la santa, mis padres eligieron Alberto Osvaldo, con lo que me salvé de unas cuantas cargadas que, con seguridad, iba a ligar en el colegio.
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace:http://www.eltestigofiel.org/lectura/santoral.php?idu=2325
Por supuesto la aclaración final me pertenece así como las fotografías que he tomado en el Convento de San Benito, salvo la del monasterio de Monte-casino, que también me pertenece, pero lo tomé, a la pasada, cuando visité esa región de Italia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario