Google+ Followers

EL PARAISO O EL INFIERNO

Cuando uno expone sus trabajos al publico puede tener una respuesta agradable o ser ignorado olímpicamente. Pasamos del paraíso al infierno en pocos instantes. Y uno debe hacer el ejercicio de construir lo que le gusta sin importarle lo que el otro piense. Si algo es bonito para mi deberá ser suficiente. Es un ejercicio difícil. Las caricias son agradables, pero lamentablemente hoy las manos están para otra cosa.

miércoles, 27 de mayo de 2015

COSAS QUE PASAN

Miró a su compañero e hizo la seña habitual. El otro asintió.
Respiró profundamente y se dispuso a seguir con los pasos correspondientes.
Atravesó la puerta que quedó hamacándose, yendo y viniendo, y fue a tomar un café en la sala vecina.
………………………………………………………………………………………..
Entró al cajero y colocó su tarjeta. Presionó los botones marcando la clave y realizó la transacción. En realidad intentó realizarla porque aparecieron unas letras grandes y blancas que rezaban: “lo siento, no hay dinero disponible”.
Insultó por lo bajo y se dirigió al interior del banco. Buscó los números para clientes y tomo uno. Miró en el cartel: 135, él tenía el 172. Se sentó y esperó pacientemente. Luego de cuarenta y cinco minutos apenas le faltaban diez números. Finalmente le correspondió su turno. – Lo siento señor, si tiene tarjeta debe cobrar por el cajero - - Pero el cajero no tiene dinero - - Lo entiendo pero no hay otra solución – y el empleado del banco llamó al siguiente turno sin prestarle más atención.
Se fue sin entender nada. Era su sueldo. No se lo podían negar. De hecho su patrón había hecho el depósito, pero por una simple disposición y la falta de preocupación de algún funcionario, no podía disponer de lo que era suyo.
Recordó que muy cerca, a una cuadra y media, había otro banco que operaba con la misma red. Fue presuroso. Había dos cajeros. Uno externo y otro dentro de la institución. Se dirigió al que estaba dentro.   – Lo siento señor, este cajero es solamente para los clientes – Le explicó el guardia de seguridad del banco - ¿Puedo ir al de afuera? - - No funciona – exclamo y se alejó antes que le pudiera hacer cualquier otra pregunta.
Subió al auto desorientado. No estaba seguro qué podía hacer. Hoy tenía varios vencimientos pero tendría que pasarlos para la segunda fecha, claro más caro, pero no le queda otro remedio. No había andado treinta metros y un agente de tránsito le hace señas para que se detenga y estacione entre los conos. Un control de rutina. Trató de armarse de paciencia y esperó. – Buenos días señor… ¿Me permite los documentos? – Le alcanzó el registro, la cédula verde y la última patente – Necesito el comprobante de la verificación técnica - - Ehhhh… No… no la tengo…. Fíjese que está roto el espejo lateral… me lo rompió una moto… y no puedo conseguir el repuesto…por las trabas en la importación, y si no lo repongo no me aprueban – El agente, desde su casco pone cara de serio y le dispara – Es una falta grave… ¿Sabe que la multa por esto va de los $ 600 a $1400 ¿No? – Le falta hacer un guiño. Es fácil de comprender. Mete la mano en el bolsillo, saca uno de los pocos de 100 que le quedan y disimuladamente se lo pasa cuando el policía le devuelve el resto de los documentos – Gracias, oficial… es un problema – El hombre se corre y con autoridad hace frenar al tránsito para que él pueda salir. Necesita el espacio para enganchar a algún otro.
Se va insultando por lo bajo. El tránsito endemoniado lo obliga a concentrarse. De cualquier manera nota que está en la autopista en el máximo de la velocidad permitida y tiene un vehículo de alto porte pegado a su paragolpes trasero. El tipo de atrás le prende y le apaga las luces. No sabe si correrse y cederle el paso o esperar a que lo pase por la derecha. Pone la luz de giro para cambiar de carril. Los que conducen paralelo a él, al ver la luz aceleran y le ocluyen toda posibilidad de hacer el cambio. Se apuran y le cierran el camino. Espera con el otro casi empujándolo. Ve un hueco y se desvía para dejarle libre la vía, una moto de alta cilindrada, pasa a centímetros, rebasándolo por la derecha. Casi, casi. El de la moto, que viene como si fuera un corredor, se endereza y lo insulta. Finalmente consigue correrse y el monstruo pica con soberbia. Él le hace un fuck you que el otro no alcanzó a ver. Llega al peaje y con sumo cuidado se va corriendo nuevamente al carril de la izquierda. Tiene el sensor que le permite el paso directo y es la única vía habilitada. Nuevamente todos le cierran el camino. Finalmente consigue su objetivo. La barrera se levanta, obediente, y pasa sin inconvenientes, por el espejo ve que un motociclista se ha pegado a su paragolpes trasero y pasa junto con él. Evitó tener que pagar. Nadie dice nada.
 Llega a su trabajo, hace la señal correspondiente y se dispone a entrar en el estacionamiento. Oh, sorpresa, hay un auto estacionado en la entrada. ¡Dios! Todo los días lo mismo. Algunos que pasan a su lado lo insultan porque está obstruyendo el tránsito. Retrocede y estaciona junto al cordón de la vereda. Ahora tendrá que ver donde se metió el idiota que estacionó donde no debía. – Hola jefe… le cuido el auto, le cuido – aparece un “trapito”. “Trapito” es el nombre que se le da a un grupo de muchachotes que se paran en distintas cuadras y ofrecen cuidar el auto a cambio de unos pesos. Si no le das nada misteriosamente el vehículo aparece rayado. – Esperá que tengo que estacionar adentro… ese bolu me tapó la entrada… ¿Tenés idea a dónde fue? – Está adentro trajo a una vieja que no se podía mover - - Que lo parió… siempre lo mismo –
Cruzó la calle esquivando los autos que aceleraban amontonándose en una hilera interminable y se dirigió a mesa de entrada. – ¡Rosa! – llamó a una de las recepcionistas – Si, mi amor - - Te fijás quien carajo dejó  el auto mal estacionado… tengo que entrar – - Enseguida cariño –
Volvió a su vehículo y esperó. Después de un tiempo, más largo que lo conveniente, apareció un hombre que con ademanes bruscos subió al auto y con toda parsimonia se dispuso a moverlo. Le iba a decir algo pero desistió. Era algo tan frecuente que no valía la pena. Por otro lado seguro no le iban a pedir disculpas sino que, muy por el contrario, iba a tener una discusión.
Entró al estacionamiento y buscó donde dejarlo. Hizo malabarismos porque el único lugar vacío estaba semi tapado por alguien que había ocupado más de una cochera. Le quedaba el espacio justito. Por supuesto tuvo que bajar por la puerta opuesta porque la de su lado golpeaba con la del vecino.
Fue directo al vestuario. Saludó de pasada sin recibir respuesta. Y buscó la ropa para cambiarse. Había un pandemoniun de pantalones y casacas. Alguien había estado buscando antes que él. Por fin consiguió un pantalón que más o menos podía irle y una casaca acorde. Cuando fue a atar la cinta del pantalón estaba rota. – La gran puta… - busca una tela adhesiva y lo sujeta lo mejor que puede. La casaca le queda medio ajustada pero no importa.
Se sienta, busca entre la pila de botas descartables que han sido lavadas para reutilizarlas. Elije un par. Una tiene un agujero en la planta, pero, total no se ve. Busca un gorro. Barbijo, barbijo ¿Dónde corno están los barbijos? Finalmente encuentra uno. Se lo coloca. Como se le empañan los anteojos lo corre y deja la nariz afuera.
-          Buen día, buen día… ¿Qué tenemos hoy? –
-          Una vieja de m…. con más años que Matusalén… no sé para qué carajos la traen –
-          Dale, metele que estoy apurado, ya tengo como cuarenta esperando en consultorio externo –
Se sienta lee el diario mientras espera que le avise el anestesista. Lo llaman. Se dirige hacia el quirófano. Las puertas se abren y se cierran en un vaivén rítmico.
……………………………………………………………………………………
Terminó de tomar su café y se dirigió a la puerta que daba a la sala de espera. Se asomó y con la mejor cara que podía poner llamó con vos ronca y pausada. – ¡Familiar de la señora Altúvez! – Una mujer se levantó con la angustia pintada en su rostro.
-          Lo siento mucho… no toleró la anestesia… tenía demasiada edad… pero ustedes ya sabían que era riesgoso…  Lo siento… -
La mujer estalló en un llanto contenido. Un hombre se acercó y la abrazó consolándola.
-          Se hizo lo que se pudo ¿me comprende? –
-          Si…si… Gracias doctor… -
Cerró la puerta. Volvió al vestuario. Se quitó la ropa que arrojó en un rincón y cansinamente se fue por una puerta lateral a los consultorios donde se agolpaban una cantidad incontable de pacientes. En el camino se cruzó con un visitador médico. – Hola Doc… tenemos un producto nuevo…- - Bueno, después me lo presentás, ahora tengo un bolonqui espantoso - - Genial… Ah, no se olvide… el domingo tenemos partido ¿Eh? Visitadores contra médicos… le vamos a hacer cinco… ja, ja, ja - - Ya vamos a ver… ¡Che! ¿Quién hace el asado? - - El gordo Giménez, el anestesista - - Buenísimo… Yo llevo un vinito que me regaló un paciente… -
Entro al consultorio. Se colocó un guardapolvo que estaba esperandolo en el perchero. Se colgó el estetoscopio alrededor del cuello, abrió la puerta y con su mejor sonrisa exclamó:
-          ¡Señor Almirón! -



4 comentarios:

  1. Muy estresante Alberto, aunque parezca que es rutina. Lo que más me llama la atención es que el Doctor, ha de reponerse ante las adversidades que le van surgiendo, sí o sí. El día a día le tira hacia adelante, pero insisto en que parece muy estresante. Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sonia. Es cierto es tremendamente estresante y lo más grave es que, si bien he inventado esta historia, no escapa a la realidad. cada una de las cosas que he puesto en la historia son reales, al menos en nuestro país. Muchas, incluso, son experiencias que me han tocado vivir como profesional. La idea es que de una higuera no podemos obtener rosas. todos formamos parte de un todo del que nadie escapa y el a mi no me va a pasar solo se lo creen los que no piensan. Vivimos una vida estresante y morimos por ese mismo estrés que entre todos provocamos. Por privado te voy a enviar el nombre de un fotógrafo de quien vi una muestra hace unos días y que sería muy bueno para tu galería. Gracias nuevamente.

      Eliminar
  2. Jamás dejas de sorprenderme gratamente con la calidad de tus escritos y ese mensaje siempre dejándote pensando y reflexionando sobre las cosas de la vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así vivimos en Buenos Aires. Cada cosa que cuento es real. No como yo lo relato. Es un cuento inventado por mi. pero las situaciones, las cosas que ocurren son de todos los días. Por eso querido sobrino es que tratamos de tomar las cosas con mucha filosofía y sumo cuidado. todo funciona mal y si lo empeoramos no vamos a obtener una buena respuesta, todo lo contrario. Un abrazo queridísimo Gerard y gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar