Google+ Followers

EL PARAISO O EL INFIERNO

Cuando uno expone sus trabajos al publico puede tener una respuesta agradable o ser ignorado olímpicamente. Pasamos del paraíso al infierno en pocos instantes. Y uno debe hacer el ejercicio de construir lo que le gusta sin importarle lo que el otro piense. Si algo es bonito para mi deberá ser suficiente. Es un ejercicio difícil. Las caricias son agradables, pero lamentablemente hoy las manos están para otra cosa.

domingo, 23 de agosto de 2015

UN PRODIGIO HABITUAL

UN PRODIGIO HABITUAL
Levanto los brazos lentamente y así nomás se dirigió hacia el cielo.
Y voló como lo hacen las palomas, Era una tarde apacible y era enero
La gente se quedó muda, alelada, observando el prodigioso vuelo,
no podían comprender que sucedía y lo miraban, absortos, desde el suelo.

Voló un instante y suavemente se detuvo a mirarlos a todos desde un techo.
El arduo trajinar de cada día, la ansiedad de la gente, sus desvelos
Sonó con fuerza el viejo campanario y las farolas de pronto se encendieron.
El nunca imaginó que algo tan simple pudiera ocasionar tanto revuelo.

“Pero amigos –exclamó - es tan sencillo que cualquiera si quiere puede hacerlo,
solo hay que pensar que si se puede y lo demás viene solo sin quererlo”
Lo que nadie sabía es que este extraño, era un poeta, un poeta en serio,
y los poetas solo tienen ilusiones y fantasías que alientan su cerebro.

Y pueden realizar las cosas locas que nadie se atreve y, de hecho,
Conoce colores que no existen y perfumes que aroman los desiertos.
Y el amor, ese amor que aviva el alma, como signo cabal y tan certero,
porque vive en un mundo donde se ama con el amor más puro y más sincero.

“Porque en las cosas tontas de la vida no se merece que se pierda el tiempo.
Si los corceles galopan con las nubes y las princesas despiertan de sus sueños,
¿Como el hombre que es todo poderoso?, Que tiene lo más grande: el pensamiento.
Solo tiene que elevar los brazos, soñar que vuela, cerrar los ojos y elevarse al cielo”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario