Google+ Followers

EL PARAISO O EL INFIERNO

Cuando uno expone sus trabajos al publico puede tener una respuesta agradable o ser ignorado olímpicamente. Pasamos del paraíso al infierno en pocos instantes. Y uno debe hacer el ejercicio de construir lo que le gusta sin importarle lo que el otro piense. Si algo es bonito para mi deberá ser suficiente. Es un ejercicio difícil. Las caricias son agradables, pero lamentablemente hoy las manos están para otra cosa.

viernes, 4 de septiembre de 2015

MICRORRELATO


Caminó por el sendero con seguridad. Si bien era de noche y la luna se escondía tras unas espesas nubes de tormenta. Conocía el camino de memoria. James Dolan, que ese era su nombre, había quedado en encontrarse con la bella Mary Klein en el bar de Rufus, el manco.
Ambos habían combinado en reunirse en ese lugar apartado del pueblo y luego irse juntos. Mary hacía mucho que estaba casada con Williams Norris. Pero ya no lo toleraba más. Se había enamorado de James y ese sería el inicio de una nueva vida.
James entró. El bar solía estar vacío, lo que favorecería sus planes. Wilkinson, solamente, desparramaba su borrachera en un rincón del salón.
No tuvo que esperar demasiado, ella entró radiante. Se sentó junto a él y bebieron un Whisky, e inmediatamente salieron abrazados. La risa cristalina de ella se desparramó por el bar.
Subieron al auto y salieron velozmente. Había comenzado a llover.
-          Oye… Wilkinson… ¿Te acuerdas de Mary y James? –
-          Aha –
-          Fue un día como el de hoy… hace justo un año ¿No? –
-          Precisamente –
-          ¿No sé por qué me vinieron a la memoria? ¿Recuerdas el accidente? –
-          Cayeron por el barranco –
-          Y luego se incendió el auto – recordó – los dos murieron quemados –

-          Aha –

No hay comentarios.:

Publicar un comentario