Google+ Followers

EL PARAISO O EL INFIERNO

Cuando uno expone sus trabajos al publico puede tener una respuesta agradable o ser ignorado olímpicamente. Pasamos del paraíso al infierno en pocos instantes. Y uno debe hacer el ejercicio de construir lo que le gusta sin importarle lo que el otro piense. Si algo es bonito para mi deberá ser suficiente. Es un ejercicio difícil. Las caricias son agradables, pero lamentablemente hoy las manos están para otra cosa.

jueves, 14 de noviembre de 2013

UN DÍA SALÍ A BUSCARTE

UN DÍA SALÍ A BUSCARTE

Un día salí a buscarte          

Por las huellas ya marcadas
Cargué mi mochila al hombro
Bien repleta de esperanzas

Un día salí a buscarte
Con la sonrisa pintada,
Con colores de arco iris
Y el sol dándome en la cara

Y anduve por los caminos
Fui por valles y montañas
Oí el canto del río
Y el bronce de las campanas

Vi a la luna enamorarse
En los reflejos del agua
Salí a buscarte y fue en vano
Solo hallé piedras calladas.

Canciones que no se escuchan
Llanto y voces apagadas
Sonrisas que se transforman
En hoscos gestos de rabia

Caminé por los caminos
de la vida y la esperanza.
Nada en la rosa marchita
Y en la espina aguda nada.

Llegué al final del camino
Volví a mirar mis pisadas
Vacía está la mochila
Sobre mis hombros cargada.
                                          

Me senté bajo un encino
Cansado de mis andanzas
Y no sentí cuando fue
Que llegaste a mi callada

Que te sentaste a mi lado,
Tu espalda contra mi espalda.
“¿que haces?” te pregunte
No respondiste palabra.

“¿Qué buscas?” volví a decir
“Hay hombre, que estoy cansada,
Salí a recorrer la vida
Con mi mochila cargada.

Con colores de arco iris
Y con el sol en la cara.
Y solo hallé los silencios
Entre las piedra y el agua”

Entonces tome tu mano
Y sentí que la aferrabas.
Y de pronto nos miramos
Mirada contra mirada

El cielo brillaba más
Las fuentes del agua clara
Se reían y se oían
A lo lejos las campanas

Arrojamos las mochilas
Vacías ya de esperanzas
Apoyaste tu cabeza
Sobre mis cienes gastadas

Y nos fuimos, el camino
Tenía piedras que cantaban
Colores del arco iris
salían de nuestras almas

¿Dónde has estado mi bien?
¿Te he buscado y tu no estabas?
¡Cuantas preguntas perdidas!
¡Cuántas respuestas guardadas!


Y caminamos sin prisa
Por la huella sin pisarla
Fuimos muy juntos y el sol…

El sol nos daba en la cara.