Google+ Followers

EL PARAISO O EL INFIERNO

Cuando uno expone sus trabajos al publico puede tener una respuesta agradable o ser ignorado olímpicamente. Pasamos del paraíso al infierno en pocos instantes. Y uno debe hacer el ejercicio de construir lo que le gusta sin importarle lo que el otro piense. Si algo es bonito para mi deberá ser suficiente. Es un ejercicio difícil. Las caricias son agradables, pero lamentablemente hoy las manos están para otra cosa.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

EL PARQUE RIVADAVIA (un pequeño lugar una gran historia)

Caminamos por Rivadavia, la muy conocida avenida Rivadavia. La primera parada es frente a la Galería París. ¿Razón? En su interior Juan Carlos Castagnino, uno de los grandes de la pintura argentina realizó un fresco: “el hombre, el espacio y la esperanza”.

Un trabajo muy bien conservado. En la parte de atrás hay un mural de la época maravillosa de sus caballos, de cuando ilustró el Martín Fierro para la colección de Eudeba, pero no he podido averiguar si es original. Un poquito más allá damos con un edificio de varios pisos. Una construcción sólida que delata la época en que fue edificado. Allí vivió Conrado Nalé Roxlo. Posiblemente el poeta más grande que ha dado la literatura argentina. El hombre que convirtió en música las palabras. Está sobre el café y bar “El coleccionista” donde se suelen reunir los filatelistas y amantes de la numismática los domingos por la mañana. Caminamos algo más y nos encontramos con una Capilla: Nuestra Señora de Caacupé.
Una construcción de sobrio estilo románico perteneciente a la inspiración del arquitecto Alejandro Christophersen, quien diseñó entre otras muchas obras el Café Tortoni y la Iglesia Ortodoxa Rusa. Pegado a ella se encuentra el edificio de la escuela primaria n°3, en el predio que fuera la quinta de la familia británica Wanklin, amigos de los Lezica, y donde se alojara durante su presidencia Julio Argentino Roca. Desde allí puede divisarse la cúpula del Club Italiano, ya que en su frente se encuentra un bar temático “Locos por el fútbol”, que ha concesionado el espacio desde hace algún tiempo. Entre ellos se encuentra una sucursal del café Starbucks, en el lugar que anteriormente ocupara la heladería Munchis, con sus exquisitos helados hechos con leche de las vacas Jersey, de su propiedad.
Esto es solamente un lado de la avenida, aún nos falta mucho para completar el recorrido, pero creo que no se puede avanzar si no explicamos, aunque más no sea brevemente, algo de todo lo que hemos visto.
Juan Carlos Castagnino fue un pintor, dibujante y arquitecto que formó parte de la escuela de pintura de principios y mediados del siglo XX. Pintó junto a Eneas Spilimbergo (su maestro) y Antonio Berni los murales de la galería pacífico y acompaño a Siqueiros cuando realizó su famoso mural en un sótano de la casa de Natalio Botana. Se destacó como dibujante y adquirió popularidad con las ilustraciones para la edición del Martín fierro que realizó la Editorial Universitaria de Buenos Aires (EUDEBA). El fresco que realizó en la Galería París en 1959 representa a dos hombres uno que se dirige al niño y otro al espacio, el hombre levanta al niño, que trata de alcanzar unas palomas en alusión a la paz y a la esperanza.



Conrado Nalé Roxlo fue el más grande poeta que han dado las letras de nuestro país. Fue denostado por mucho de sus pares, entre ellos por Jorge Luis Borges, sin embargo fue uno de los más premiados internacionalmente. Vivió en Caballito y frente al Parque Rivadavia.
Amigo fraterno de Roberto Arlt, se casó con Teresa de la Fuente en 1925 y tuvieron una hija.
Al cumplirse el centenario de su nacimiento, el 1 de abril de 1998 la escritora María Esther Vázquez escribió en La Nación de Buenos Aires: «Su obra poética comprende sólo tres libros: El grilloClaro desvelo y De otro cielo. Y, sin embargo, hoy que la poesía sufre el vacío de un tiempo aparentemente sin destino, los versos de Nalé Roxlo vuelven a la memoria como un resplandor en el crepúsculo:
"Va la sirena muerta por el río
con una flecha al corazón clavada,
y desde la ribera desolada
mis lágrimas la siguen por el río.
Mía no fue, pero fue un sueño mío.
¿Quién la devuelve al mar asesinada?
¿Por qué pasa ante mí, muerta y dorada?
¿Dónde perdió su corazón y el mío?
¿En qué arrecife de coral distante
irá a encallar su frágil hermosura?
Con ella encallará mi sueño amante.
Y del dardo mortal la pluma oscura /
indicará en la tarde al navegante /
que allí tiene la mar más amargura"».

En setiembre de 1882 desembarcaron en Buenos Aires provenientes de Liverpool varias monjas integrantes de la Congregación de la Santa Unión de los Sagrados Corazones. Buscaron un lugar donde instalarse y decidieron comprar la quinta Wanklin, que se vendía en remate judicial.


Crearon allí un colegio que pronto fue creciendo y aumentando el número de sus pupilos. Posteriormente compraron un terreno vecino y allí levantaron la primera capilla que pronto resultó pequeña para la cantidad de feligreses que concurrían a sus servicios. Fue así que contrataron al arquitecto noruego Alejandro Christophersen, ya famoso por haber construido el palacio Unzué y el edificio del Café Tortoni, la Iglesia Ortodoxa Rus y el Palacio Anchorena (Sede actual del Ministerio de Relaciones Exteriores).






Construyó una iglesia extraña, ubicada al revés de lo que se acostumbra. Cuando uno entra al templo debe girar 180°, para quedar enfrentado al altar mayor. La congregación perdió fuerza en Europa y fue despojada de sus pertenencias y otro tanto ocurrió en nuestro país. José Félix Uriburu, un militar que había dado un golpe de estado, derrocando al gobierno constitucional, decidió la expropiación de la iglesia y del colegio. Con el tiempo este último se transformó en un colegio dependiente del estado y la parroquia quedó abandonada. Las religiosas debieron trasladarse a un edificio en la calle Seguí.
Años después el templo fue entregado al episcopado y este decidió que el mismo estaría dedicado a la advocación de Nuestra Señora de Caacupé, patrona del Paraguay. Recién en 1984 llego desde Asunción la imagen de la virgen que hoy se venera en la parroquia.

La información que sigue no es oficial sino que salió de lo conversado con una de las señoras que venían en la visita y que había sido empleada en el colegio vecino. Ocurrió que las religiosas intentaron recuperar aquello que legítimamente les había pertenecido, pero la acción enérgica de la directora del colegio logró que no obtuvieran su objetivo y el lugar siguió perteneciendo al estado, siendo público y gratuito. Hay una historia muy interesante en relación a la congregación pero lo dejaremos para otro post ya que aún nos falta mucho camino por recorrer.

Desde allí podemos ver la cúpula del edificio del Club Italiano.
Este club nació con la intención de reunir a la élite de los inmigrantes peninsulares. En un principio la excusa fue el ciclismo pero luego se extendió a otros deportes. La exigencia era que para ser socio se debía tener al menos un 70% de sangre italiana, y la inscripción llegó a los 1000 pesos de entonces, una cifra extremadamente alta.











Las cúpulas cubiertas de pizarras negras muestran el esplendor de otra época. En la actualidad el salón anterior ha sido concesionado para un bar temático por comisiones directivas que han debido adaptarse a los tiempos que corren.
No voy a contarles de Starbucks y Munchis porque son actuales y no hacen demasiado a la historia del lugar, aunque podría contar mucho de ellos y tal vez lo haga en otro momento.

Por hoy es suficiente.

1 comentario:

  1. Alberto, leí su artículo con mucha atención y deja dos cuestiones pendientes que me gustaría saberlas si es posible y no le genera molestia. Por un lado en este párrafo: "La información que sigue no es oficial sino que salió de lo conversado con una de las señoras que venían en la visita y que había sido empleada en el colegio vecino. Ocurrió que las religiosas intentaron recuperar aquello que legítimamente les había pertenecido, pero la acción enérgica de la directora del colegio logró que no obtuvieran su objetivo y el lugar siguió perteneciendo al estado, siendo público y gratuito. Hay una historia muy interesante en relación a la congregación pero lo dejaremos para otro post ya que aún nos falta mucho camino por recorrer." En que año es que las religiosas intentan recuperar el espacio? Cual es la interesante historia en relación a la congregación?
    Por otro lado en el último párrafo: "No voy a contarles de Starbucks y Munchis porque son actuales y no hacen demasiado a la historia del lugar, aunque podría contar mucho de ellos y tal vez lo haga en otro momento." Yo viví en caballito toda mi vida. Tengo el recuerdo de la niñez que en el lugar donde hoy está Starbucks y estuvo Munchis había algo, no puedo recordar que, tenga en cuenta que yo nací en el año 82, calculo que este recuerdo debería ser entre los años 85 y 2000 aproximadamente. Usted sabe que había en ese lugar antes que se construya ese complejo comercial?
    Un cordial saludo!
    Leandro.

    ResponderEliminar