Google+ Followers

EL PARAISO O EL INFIERNO

Cuando uno expone sus trabajos al publico puede tener una respuesta agradable o ser ignorado olímpicamente. Pasamos del paraíso al infierno en pocos instantes. Y uno debe hacer el ejercicio de construir lo que le gusta sin importarle lo que el otro piense. Si algo es bonito para mi deberá ser suficiente. Es un ejercicio difícil. Las caricias son agradables, pero lamentablemente hoy las manos están para otra cosa.

domingo, 14 de septiembre de 2014

UNO - DANIEL ADZEMIÁN

Estaba buscando el origen del barrio de Floresta, un barrio que fue mi lugar durante 7 años y esos años que marcan tu vida, esos años en que estaba estudiando, ese tiempo que pasamos noviando con Mirta, esos años donde uno fue creciendo y terminando de darle forma a su personalidad. Y buscando encuentro. Un argentino, pero aparte originario de Floresta y, como si eso fuera poco, con la canción que tituló Floresta, ha ganado el concurso de cantautores de La Coruña. Por supuesto que fui a buscarle a Youtube y me encontré con esto que no puedo dejar de compartir con todos los amigos de Internet. Mas allá del orgullo personal, de la felicidad, que este amigo que no conozco, me produce, me golpea de pronto con uno de los tangos más representativos de Buenos Aires y los porteños, cantado como los dioses (en portugués) pero que me llena de lágrimas los ojos, me lleva a volar en un soplo de viento universal y violento y me une corazón a corazón con todos mis hermanos que del otro lado, supongo, sentirán la misma emoción que yo.
Con ustedes Daniel Adzemián y su conjunto, con una cantante de maravillas.



Uno, busca lleno de esperanzas
el camino que los sueños
prometieron a sus ansias...
Sabe que la lucha es cruel
y es mucha, pero lucha y se desangra
por la fe que lo empecina...
Uno va arrastrándose entre espinas
y en su afán de dar su amor,
sufre y se destroza hasta entender:
que uno se ha quedao sin corazón...
Precio de castigo que uno entrega
por un beso que no llega
a un amor que lo engañó...
¡Vacío ya de amar y de llorar
tanta traición!

Si yo tuviera el corazón...
(¡El corazón que di!...)
Si yo pudiera como ayer
querer sin presentir...
Es posible que a tus ojos
que me gritan tu cariño
los cerrara con mis besos...
Sin pensar que eran como esos
otros ojos, los perversos,
los que hundieron mi vivir.
Si yo tuviera el corazón...
(¡El mismo que perdí!...)
Si olvidara a la que ayer
lo destrozó y... pudiera amarte..
me abrazaría a tu ilusión
para llorar tu amor...

Pero, Dios, te trajo a mi destino
sin pensar que ya es muy tarde
y no sabré cómo quererte...
Déjame que llore
como aquel que sufre en vida
la tortura de llorar su propia muerte...
Pura como sos, habrías salvado
mi esperanza con tu amor...
Uno está tan solo en su dolor...
Uno está tan ciego en su penar....
Pero un frío cruel
que es peor que el odio
-punto muerto de las almas-
tumba horrenda de mi amor,
¡maldijo para siempre y me robó...
toda ilusión!…

Letra de Armando Discépolo y Música de Mariano Mores.

2 comentarios:

  1. Las hermosas sorpresas de cada día. ¡Qué filosofía tenísn los versos de Discépolo y qué músics majestuosa la de Mores!
    Muy buen hallazgo.

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa música, tango palabras mayores, y con pinceladas de fado, ya el no va mas, quizás fue una de los motivos, que le ayudó a ganar el concurso, muchas gracias Alberto no conocía esto previamente, y eso que mi cultura musical es amplia, pero siempre hay cosas que se te escapa

    ResponderEliminar