Google+ Followers

EL PARAISO O EL INFIERNO

Cuando uno expone sus trabajos al publico puede tener una respuesta agradable o ser ignorado olímpicamente. Pasamos del paraíso al infierno en pocos instantes. Y uno debe hacer el ejercicio de construir lo que le gusta sin importarle lo que el otro piense. Si algo es bonito para mi deberá ser suficiente. Es un ejercicio difícil. Las caricias son agradables, pero lamentablemente hoy las manos están para otra cosa.

miércoles, 6 de mayo de 2015

DOLOR


¿Sabes que se ha perdido el día
arrastrado por la fiera marejada?
De todo aquello no ha quedado nada.
Era apenas, tal vez, lo que tenía.

Fiera las garras sobre mí se abisma
y tu silencio, sin fin, en si no cabe.
El dolor que dejaste nunca sabe
cuánto el dolor, acaso, significa.

Busco y la pena me empaña, me limita.
Torva se oculta la razón del hombre,
se estira, se retuerce, escarpa torpe
el socavón que busco en tu partida.

Solo el azar sobre la voz se inclina,
ronco el gemido que oculta la distancia.
Y la fuerza, dolida, se desgarra
en la inquietante raíz de la caída.

Y no sé qué siniestro pensamiento
oscureció de pronto tu mirada;
pero mi frente altiva, sin palabras,
calló silente el loco sentimiento.

Y se hundió, roto el tiempo y la partida,
fue el final de aquello que se ha muerto.
Sopla impasible, pertinaz, el viento.

¿Sabes, acaso?  Se ha perdido el día.   

3 comentarios:

  1. Cuando la oscuridad se cierne sobre el corazón, no hay más dolor que contemplar la falta. Qué bueno, Alberto!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Alfmega. Como siempre atinada en tu mensaje. Un beso amiga

    ResponderEliminar
  3. La pena que nuestra vida empaña, ese viento gélido que sobre nosotros sopla, la vida, la vida es solo un pequeño destello de luz hasta que la oscuridad nos atrapa...

    ResponderEliminar